Cómo evitar problemas con las empresas de mudanza

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El mercado de la vivienda sigue al alza. Según el Instituto Nacional de Estadística, en los seis primeros meses de este año las operaciones aumentaron en un 13,2% con respecto al mismo periodo del año anterior. Eso también significa que el negocio de las mudanzas se revitaliza, lo que está atrayendo a ese sector a autónomos y empresas que no cuentan con las licencias pertinentes.

Una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) entre propietarios que han utilizado servicios de mudanzas recientemente pone de manifiesto algunos de los problemas que pueden surgir. De esa forma, pretende ayudar a prevenir sorpresas desagradables.

Exige un presupuesto detallado

La mayoría de los encuestados solicitó varios presupuestos y en el 63% de los casos se decantaron por la oferta más barata. “Hemos de tener cuidado con aquellas empresas que nos sorprenden ofreciendo precios muy bajos. Tras esas ‘mudanzas chollo’ suele haber empresas fantasma que no cumplen los requisitos legales para operar en el mercado”, advierten desde la Federación Española de Empresas de Mudanzas (Fedem).

El presupuesto siempre debe presentarse en un escrito, figurando en él la información de la empresa y todos los detalles de la mudanza: fecha, hora, lugar de recogida y destino de los enseres, además de los servicios contratados.

La OCU recoge que el 96% de los encuestados solicitó un presupuesto así, pero solo el 65% lo obtuvo por escrito y solo un 56% lo recibió con todos los detalles del servicio.

El precio puede variar mucho dependiendo del volumen de la mudanza y de la distancia de traslado, pero según los datos de la OCU el coste medio asciende a 836 euros. Sin embargo, uno de cada 10 encuestados tuvo que asumir un sobrecoste final medio de 218 euros, precisamente por no tener un presupuesto con los detalles del servicio.

Las principales quejas

En el 45% de estas mudanzas hubo problemas. Las quejas más usuales fueron por daños en los muebles (20%), falta de personal (18%), retrasos (16%), rotura de objetos (14%), ineficiencia de los operarios (9%), daños en la casa (7%) y falta de equipamiento (7%).

Las empresas legales del sector cuentan con un seguro de responsabilidad civil para cubrir cualquier desperfecto que se pueda producir. El usuario debe reclamar  de forma inmediata si el daño lo sufre algún objeto que esté a la vista, o en menos de 24 horas si se descubre al desembalar.

La OCU aconseja escoger una empresa de mudanzas que asuma la mediación de la Junta Arbitral de Transportes de cada comunidad autónoma, donde se resolverá cualquier conflicto entre la empresa y el contratante. También es conveniente pactar con la empresa indemnizaciones para supuestos concretos, como anulación o aplazamiento del servicio.

Etiquetas