Alquiler vacacional, vacaciones como en casa

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Ahora que se acerca el buen tiempo, es hora de pensar en las vacaciones de verano.

La segunda vivienda o el alquiler vacacional son las opciones más habituales, aunque cada vez hay más modelos vacacionales. Sentirse como en casa en esta época es un deseo compartido tanto por turistas nacionales como por extranjeros. Por esta razón, en lo que llevamos de año, más de 2.650.000 han elegido los apartamentos turísticos como opción para pernoctar durante sus vacaciones.

Según una encuesta del Banco Central Europeo sobre la propiedad, el 36,2% de las familias españolas tiene una segunda residencia.

Y es que la compra de una vivienda en el campo o en la playa es una decisión muy rentable. Además, con el auge del alquiler vacacional, muchas personas pueden alquilar su segunda vivienda para estancias de corta duración, sin tener que renunciar a disfrutar de la casa durante sus vacaciones.

 

El auge del mercado internacional

España es uno de los destinos turísticos más elegidos a nivel mundial, hasta el mes de abril casi 30 millones de personas extranjeras han visitado nuestro país y las previsiones auguran que en 2016 se puede volver a batir el récord de turistas.

Además de la gastronomía, el sol y la cultura, muchos de los que nos visitan también deciden comprar una segunda vivienda en España. Este auge del mercado internacional no ha parado de crecer desde 2007, tanto que el pasado año 2015, un 20% de las compras de vivienda fueron hechas por extranjeros.

Los lugares preferidos son Baleares (44%), Canarias (39%), Comunidad Valenciana (37%), Murcia (25%) y Andalucía (25%).

 

Consejos para la compra de una segunda vivienda

Viendo estos datos lo primero es elegir la localización: ¿mar o montaña? ¿con piscina? ¿apartamento o casa unifamiliar? ¿ciudad o pueblo? Estas son algunas de las preguntas que hay que plantearse para escoger correctamente. Es importante estar plenamente convencido de que el lugar escogido nos gusta ya que se convertirá en nuestro lugar de desconexión.

Si elegimos una vivienda de obra nueva, es importante prestar atención a los materiales y a que todos los servicios estén dados de alta. En el caso de una casa de segunda mano, hay que revisar aspectos básicos del estado de la vivienda: la instalación eléctrica, tuberías, humedades, cerramientos… Todo ello nos evitará imprevistos y sustos con la factura eléctrica.

Si has decidido invertir en una segunda residencia, ya puedes disfrutar de unas vacaciones como en casa, al mismo tiempo que aprovechas el auge del alquiler vacacional y obtienes rentabilidad.

Etiquetas