Diez ciudades entre canales. Descubre las otras Venecias del mundo

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Venecia solo hay una y no admite comparación, pero al igual que la bella perla italiana, otras ciudades se han levantado sobre el agua haciendo de sus canales un signo de identidad. Hemos seleccionado diez que merecen ser descubiertas y disfrutadas desde una lancha.

  • Aveiro (Portugal). Los ‘moliceiros’, barcas tradicionales de este pintoresco lugar, aún recorren sus calles inundadas por la ría, salvo que ahora en vez de mercancías transportan a viajeros con ganas de dejarse llevar por el encanto de este pueblo marítimo de pescadores situado a 45 kilómetros al sur de Oporto.
  • Gante (Bélgica). Su belleza parece fruto de un decorado medieval para el que se ha pensado cada detalle: iglesias suntuosas, castillos almenados, edificios históricos y, claro está, canales que vertebran toda la actividad local. Una de las joyas de Europa que se debe visitar junto con Bruselas y Brujas.
  • Zhujiajiao y Xitang (China). Hay seis pueblos ubicados en el delta del río Yangtze que forman un conjunto llamado ‘Los tres ríos paralelos’ y declarado Patrimonio de la Humanidad en 2003. Zhujiajiao y Xitang son los que mejor conservan las construcciones originales centenarias, volcadas a sus calles de agua para facilitar el comercio y para trasladarse.
  • Gold Coast (Australia). Cuenta con 260 kilómetros de canales navegables alimentados por varios ríos que encuentran allí su desembocadura. La ciudad ha crecido a través de islas artificiales que han completado un paisaje de edificios vanguardistas y espacios verdes. De hecho, es el destino turístico más visitado de Australia por su clima, playas cercanas y economía.
  • Giethoorn (Holanda). El pueblo, fundado hace 800 años, apenas tiene calles asfaltadas, por lo que sus habitantes cambian el coche por un ‘apostador’ (las barcas con motor eléctrico para no perturbar la paz). Las casas están construidas sobre islotes, conectados por 50 puentes de madera. Sin duda, aunque menos conocida, compite en belleza con los canales de Amsterdam.
  • Ganvié (Benin). Sobre el lago Nokoué, al sur de Benin, emergen miles de coloridas casas de bambú, madera y adobe apoyadas en pilastras, un sorprendente núcleo urbano al que solo se puede acceder en barco. Surgió en el siglo XVII como refugio contra los traficantes de esclavos y hoy es un atractivo destino turístico.
  • Kampong Ayer (Brunei). También llamada la Villa del Agua. Es un distrito de la capital del sultanato que ha crecido ocupando parte de la bahía de Brunei. La casas, de apariencia modesta pero con todas las comodidades, se conectan con puentes y cientos de canales. Hay comercios, mezquitas, palacios… Un pequeño y denso universo acuático.
  • Castro (Chile). En la mayor de las islas que conforman el archipiélago de Chiloé, se levanta esta localidad de palafitos (construcciones sobre pilastras o estacas), la solución que buscó este pueblo marinero para resistir las fuertes mareas. Impacta ver desde lejos su intensa policromía ‘volando’ sobre el agua.
  • Fort Lauderdale (Florida, Estados Unidos). Su intrincada red de canales ocupa el 10% de la superficie total de la ciudad. Destacan las numerosas propiedades de lujo con embarcaderos privados que se pueden admirar desde los amarillos wáter-taxis, cómodo medio de transporte y a la vez atracción turística.
  • Empuriabrava (Girona). 25 kilómetros de canales navegables la convierten en la pequeña Venecia de la Costa Brava. Lo que en principio era una marina construida en una zona pantanosa se ha transformado en una localidad residencial donde muchos europeos sueñan con retirarse.
Etiquetas