La viviendas ofertadas en situación de inmueble tapiado, se trata de viviendas que tienen el acceso bloqueado. Este bloqueo puede ser debido a antiguos ocupas o que la propia entidad financiera haya llevado a cabo el proceso de tapiado por miedo a una ocupación del inmueble.

Al estar tapiado, no es posible ni el acceso, ni ver el estado de conservación del inmueble. Por ello, la entidad no está obligada a dar acceso al interesado comprador, ni tampoco a indemnizar por los defectos de la vivienda, puesto que se desconoce el estado de conservación del inmueble.

El comprador asume bajo su responsabilidad y coste, la demolición del tapiado y demás obras necesarias para poder entrar en la vivienda. El vendedor no asume ninguna obligación de verificación de dichas circunstancias ni responde ni de los vicios o defectos ocultos ni del estado de conservación del inmueble, que se transmitirá como cuerpo cierto.

Es por ello, por lo que un inmueble tapiado se consiguen a un precio muy inferior al que se podría en venta si la vivienda no estuviera tapiada, para luego poder ser invertido en su recuperación.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *