¿Cuál es el sistema de calefacción más adecuado?

Sistema_de_calefacción

Las calefacciones empiezan a ponerse en marcha. LLega el frío y toca calentar la casa. Si por lo que sea el frío del otoño nos ha pillado sin barreras, habrá que dotar a la casa de una buena calefacción y no todas las viviendas necesitan el mismo sistema. La elección de un sistema de calefacción u otro dependerá de muchos factores: desde la ubicación a la climatología y aislamiento, pasando por el tamaño, la distribución de la casa o el número de habitantes.

Puesto que los sistemas de calefacción son una de las principales fuentes de consumo energético doméstico en España (en invierno por la calefacción y por el aire acondicionado en verano), la búsqueda de la opción más eficiente es una necesidad, con la idea de que, si es necesario gastar en ello, al menos se deberá hacer de la forma más inteligente posible. Por eso hay que conocer las diferentes opciones de calefacción:

Calefacción eléctrica: se trata de uno de los sistemas de calefacción más habituales, debido a su instalación sencilla, su mantenimiento y seguridad. A la hora de decantarse por este sistema se debe pensar que, aunque su instalación es mucho más barata que un sistema de calefacción a gas, ya que no se requiere de obra alguna para su colocación, la tarifa eléctrica resulta más costosa que el gas natural corriente.

Gas: Es uno de los  más habituales en España. El coste mensual de este tipo de calefacción sin ser barato, no se dispara. El gas natural (el propano a penas se utiliza ya) tiene como inconveniente el coste de instalación ya que hay que contar con un depósito o conectarse a la tubería de suministro, lo que supone una obra más compleja. Además se hace imprescindible contar con una caldera y un sistema de radiadores que funcionen unidos a través de un circuito.

Bomba de calor: permite tener calefacción en invierno y aire acondicionado en verano con un solo aparato, lo que abarata la inversión. Es un sistema eficiente ya que consulta menos energía para alcanzar la temperatura deseada. El inconveniente, que el calor se dispersa con facilidad.

Suelo radiante: Es el mejor para los climas fríos. Consiste en una instalación de cables o tuberías debajo del suelo, por los que circula el agua a alta temperatura. Esto provoca un desprendimiento de calor que se propaga y calienta el ambiente de la vivienda. Este sistema de calefacción permite ahorrar entre el 10 y el 30% el consumo de calefacción y no reseca el ambiente. El inconveniente es la elevada inversión inicial.

Elijas el sistema de calefacción que elijas, al final hay que comprar la energía para ponerlo a funcionar. Compara empresas y elije el que mas te interese por precio y características.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *